¿Qué responderías si te preguntan, qué es un filósofo?

La respuesta que podrías enunciar sería tan simple o compleja según quién te pregunta. Pero lo cierto es que no es sencilla y quizás tú tampoco tengas claro qué responder.

Sí estudias o sabes un poco de filosofía, tienes en mente FILÓFOSOS como Kant, Aristóteles, Habermas, Quine, etc. todo depende de cuál sea tu enfoque, pero ¿Qué responderle a  alguien que no sabe de filosofía? ¿Cómo explicar qué es un filósofo y exponer qué es lo que hace?

Respuesta: EL FILÓSOFO ES UN ESTRATEGA.

Un filósofo es un provocador, un incitador, un crítico que cuestiona y argumenta.

El filósofo es un sujeto incómodo, tenaz y necesario como elemento de autocrítica.

 

Ben Dupré señala que antaño hubo “individuos peligrosos provistos de ideas peligrosas como Descartes, Spinoza, Hume y Rousseau”. Y se lamenta que ahora “No hay muchos filósofos en la actualidad a los que se ejecute por sus ideas, lo cual es una lástima”.

Claro que Dupré no está incitando al asesinato de filósofos, aunque con las políticas que se están tomando en todo el mundo amenazando a los departamentos de filosofía, ellos mismos están desapareciendo.

Pero su señalamiento es genuino, ¿Dónde están los filósofos?

Si, como señala Luis Villoro, toda filosofía es hija de su época, entonces, los filósofos de nuestra época tendrían que estar plantando cara a los problemas de nuestros tiempos. Y de hecho lo hacen, hay ejemplos de esto.

 

Sin embargo, el perfil de los filósofos en este siglo XXI se está transformando. Están abandonando su torre donde “pensaban” cuestiones abstractas sobre lo que es la verdad, la justicia, la modalidad, las proposiciones etc., para plantear cara a los problemas de la globalización, la migración, las guerras, la industria y la tecnología. Y a cuestiones más específicas como el transhumanismo, la inteligencia artificial o la privacidad en internet.

 

Han pasado de ser tutores de reyes para ser asesores de gigantes de la tecnología (Andrew Taggart y Luciano Floridi en Google), organizaciones y empresas mundiales (Nick Bostrom asesor de Elon Musk) y estrellas académicas (Dennett y Thomas Nagel) que encienden debates.

 

Entonces, un filósofo en este siglo XXI es un estratega. Un sujeto con visión global que toma en cuenta los distintos elementos presentes en ella. De manera que, el filósofo estratega es autodidacta también, porque reconoce que necesita más herramientas para poder hacer frente a los problemas de su tiempo. Por ende, necesita un diálogo permanente con los especialistas de otras disciplinas y estar al día de lo que acontece en los planos políticos, económicos y tecnológicos.

 

  • Para el filósofo estratega, la filosofía no significa pura teoría. No emplea la historia de la filosofía. Utiliza las herramientas que la filosofía le brinda (análisis, abstracción, argumentación, síntesis) para crear estrategias que plantean escenarios posibles y le permiten identificar aciertos y errores. Por lo tanto, necesita pensamiento creativo y lógico al mismo tiempo.

 

  • No está interesado en ser un scholar que conoce a detalle cuáles son las principales teorías de la verdad, las características del idealismo alemán, los múltiples significados del ser en Aristóteles o manejar algún autor u obra como la Crítica de la Razón Pura.Busca aportar al desarrollo de estrategias robustas y multidisciplinares que hagan frente a los problemas de su época. Por esto, para el filósofo estratega la filosofía es una cuestión práctica que no se dirige a especialistas sino al conjunto de la sociedad.

El filósofo estratega sí busca ayudar a resolver problemas.

Filosofers, si les gustó esta primera entrega de “El filósofo como estratega” te invito a compartirla y a que nos dejes tus comentarios. Pasen por la tienda para que sigan apoyando al proyecto filosofers.

Dudas, sugerencias, comentarios extras o material y temas para compartir y discutir, ponte en contacto conmigo en angelmh@outlook.com.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.