Esta entrada trata sobre un filósofo del cual se poco sabiendo lo suficiente, el cual no solo me ha impactado, sino que me ha comprendido, me ha respondido a preguntas que llevaban en mi cabeza desde que soy yo, o quizá desde que no tengo yo alguno. Quizá sea ser una de tantas maricas de las que habla o una pasiva a la que le gusta que defiendan su culo y lo mencionen tan atractivamente en un libro. Sea por lo que sea conecté con su mensaje, o al menos con la mayoría de lo que entendí por su mensaje. Así que esto no es más que una vía a medio camino entre la exposición y la reflexión, una introducción desde el asombro.

‘’Cuando la ética tiende a ser universal y generalizarse, cuando las consignas éticas pretenden ser compartidas por todo el mundo (…) lo más común es que semejante propuesta ética se le haya ocurrido a alguien que pertenece a una mayoría’’

Quizá leer esto pueda ser doloroso para los que tienen su corazón de demócrata, pero hacer una ética sobre los valores de la mayoría es una pérdida de tiempo, el poder descansa sobre esa mayoría y en ningún caso se puede considerar que esa mayoría represente los valores de las minorías oprimidas, es muy sencillo, la ética que forma la mayoría está destinada a defender sus privilegios, la ética de las minorías está destinada a defenderse, a revolucionarse contra las ofensivas de la mayoría antes mencionada, mientras los primeros se dedican a vivir pasando por encima de quien sea necesario, los segundos se dedican a intentar sobrevivir, mejorar o cambiar las cosas. Las éticas universalistas son un medio de agresión, una tortura impuesta por sesgos religiosos o actitudes de la clase dominante que jamás podré alcanzar porque ni siquiera soy de la misma forma que ellos son. Porque no pienso renunciar a ser antes marica ninguna otra cosa para ser español, demócrata o ciudadano, eso sería renunciar a mi sujeto político, subordinar mi necesidad revolucionaria como minoría al interés de una mayoría dominante en una especie de pacto de no agresión, ¡Pero por supuesto que esa agresión no pararía nunca!

Todas las éticas de la mayoría son una operación de poder y opresión, todas están fundadas en el sufrimiento de las minorías.

‘’Si nos comportamos en plan insolidario, no tenemos derecho a quejarnos a última hora ni a sacarla bandera de la sodomía para evitar malos tratos. Esto no es hacer apología de que se persiga a las maricas zaristas. Solo de que se las persiga por zaristas.’’

Quizá parezca algo innecesario de aclarar, pero el odio puede no estar mal, a veces lo que está mal es lo que condiciona ese odio. En lo que nos respecta a todos, si no luchamos por quienes de verdad priman esa lucha va a seguir yendo a esas personas muy mal, y les va a ir fatal a quienes actualmente les va fatal, la potencia revolucionaria de pertenecer a una minoría debería servir para luchar contra ese poder, si no ser una minoría solo sirve para perpetuar ese poder. No se si llamarlo un llamamiento a la interseccionalidad y la solidaridad o una vaga queja de alguien que está en proceso aun de aprender (Si es que algún día acaba ese proceso) sobre ese mismo concepto.

‘’ Yo soy yo y mi culo dice el neoliberal sodomita, emulando al facha elitista de Ortega y Gasset. Yo soy yo y mi circunstancia (privilegiada). Dos opciones: o te adaptas a las circunstancias y pactas y te haces esclavo del poder; o cambias las circunstancias. Tanto en un caso como en otro tu <> habrá cambiado. Tu yo marica se habrá volatilizado en el primer caso. En el segundo supuesto, te cagarás en los muertos de Ortega y el liberalismo, te negarás a decir la barbaridad insolidaria de: ‘’Yo soy yo’’ ‘’

La frase de Ortega por supuesto solo es aplicable a la mayoría privilegiada de la que antes se hablaba, Yo soy yo y mis circunstancias es una frase hecha para aquellos que han nacido para dominar el entramado social, que tienen un yo dentro de las éticas universalistas y la propia política, otros, sin embargo, serán arrojados al escenario de sus circunstancias y ni siquiera las poseerán, ni siquiera tendrán un yo definido. Yo soy marica ya es un error, soy marica y se me ha negado tener un yo por las circunstancias en las que fui arrojado, todo me ha sido impuesto y mi circunstancia es hostil. Todo lo que me viene dado lleva implícita la necesidad de la sumisión a una mayoría y sus valores. Soy un sujeto excluido de su propio yo, estas son las circunstancias, no mis circunstancias porque a mi no me ha tocado diseñar lo que me han impuesto. Soy marica de forma necesaria, no contingente, y eso define mi situación ética y política. Es muy importante esta identidad porque implica una situación de solidaridad, de rebelión y de lucha. Porque el mero hecho de luchar por sobrevivir, por existir y persistir, ya es una lucha contra el sistema.

Esta entrada esta basada en un solo autor llamado Paco Vidarte y su libro Ética marica, mis reflexiones en una entrada que intento que sea lo más esclarecedora posible. Podéis apoyar todo esto con el código ”AlbertoC”. Gracias por leerme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.