Creo firmemente que todas las personas nacemos con una razón de ser (mucho más allá de la decisión de nuestros padres de engendrarnos, claro está). Así es, podría casi afirmar que todos los individuos que forman la totalidad de globo tienen en sí una suma de propósitos, ideales o metas que hacen de su existencia algo significativo.

Desde bien pequeños nos sentimos casi coaccionados a elaborar una pequeña descripción de lo que somos y queremos ser. Esta, con los años, suma propósitos y decepciones pero nunca se detiene. Pues bien, esa incertidumbre que se apodera de nosotros cuando nos preguntamos a nosotrxs mismxs: “¿Quién soy?” Es la misma que ahora mismo recorre cada parte de mi cerebro.

Pienso entonces que quizás es mejor que seas tú mismx quien descubras quien soy a través de mis palabras. Por ello, ahora que estás a punto de cruzar la puerta que conecta con mi más puro Yo, te explicaré algo:

Hay ciertas cosas en esta vida que aprendemos por obligación, hay otras tantas que aprendemos porque están escritas en el patrón social en el que vivimos. Algunas, sin embargo, las desarrollamos independientemente de la influencia que recibimos por parte de nuestro medio. Estas, son los gustos propios. En algunos casos estos forman parte de una pequeña herencia que nos deja algo o alguien.

En mi caso ese alguien tiene un nombre maravilloso que vas a ver escrito a partir de ahora mucho por aquí. Esta increíble mujer me dio algo que, desde siempre ha formado parte de mi. Fue ella quien me enseñó el maravilloso mundo de la lectura, el arte de las letras y el amor incontrolable por lo excepcional.

Así que, en honor a ella, desde hoy y para siempre, conóceme como Emma.

Pues bien, querido lector, ahora que sabes mi nombre debes saber minímamente que vengo a hacer ¿No?

Puede sonar pretencioso quizás pero vengo a revelarme contra esta monotonía que inunda las mentes. Vengo a romper esquemas, estereotipos y patrones.

Vengo a cuestionar absolutamente todo cuanto se cruce en mi camino para hallar nuevas preguntas y espero que tu hagas lo mismo. Vengo a formar parte de ti, a meterme dentro de tu mente y a desatar tu curiosidad. Porque eso es lo que realmente nos mueve.

Así que, ahora que lo sabes, espero que me acompañes en este mar de reflexiones que van a inundar tu pantalla a partir de ahora porque juntxs vamos a cambiar muchas cosas.

Un comentario de “Hola. He venido para quedarme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.