Cuando te preocupas por no poner la fuerza en un sólo punto, estás repartiéndola. En cierto modo estás deshaciéndola. Por eso…aquí va un consejillo: No fuerces aquello que no funciona. Trata de equilibrar.Vamos, lo que nos han dicho en más de una ocasión: que a veces más vale maña que fuerza.

Y pensando en política: si el poder no está en un solo punto, esto es, si la fuerza está repartida… Estará equilibrada.Y equilibrio suele equipararse a la justicia.  Recordemos que el símbolo de la justicia es una balanza… Que hay que mantener en equilibrio.

De este modo, llegamos a una bonita conclusión: para ser justos hay que eliminar la fuerza.

 

#WELOVEWEIL