Hoy he descubierto, con asombro y (me atrevería a decir) también con cierto recelo, que una de mis alumnas de clase, de aquellas intermitentes, que van y vienen, se había hecho un tatuaje demasiado similar al mío: misma palabra, mismo lugar, misma tipografía…

 

A veces, inspiramos a personas en la sombra. Parece que no nos prestan atención, pero sí, ahí están, analizando cada milímetro. Lo cierto es que, lo que al principio he sentido como un robo y asalto a algo que es muy mío, luego ha dejado paso a la reflexión: somos también un reflejo de lo que inspiramos. Esa chica, casi sin saberlo, lleva grabado en la piel que me conoció y, aún más: que la inspiré. Que hubo algo en ella que se despertó al conocerme.

 

Supongo que imitamos aquello que nos parece excepcional, aquello que queremos ser y, en consecuencia, he sentido esta ‘imitación’ como algo bello, muy bello. No eres yo, pero algo mío se ha enganchado a tu ser para siempre. Y eso es precioso.

 

Ello me lleva a pensar en los otros: los que nos miran, los que nos ven desde fuera (amigos, familiares, amores, desconocidos…). Siempre hay cierta magia en el que se enamora de tu sonrisa, aún cuando tú callas la peor de las depresiones; hay magia en los que te ven como un modelo a seguir y te imitan, aún cuando tú vagas sin destino por un abismo emocional infranqueable. Te hacen inmortal, sin quererlo.

 

Inspirar es lo más sutil y preciado del mundo. Que yo jamás me acepte y que muchos me amen será siempre la encrucijada mental más difícil de resolver.

 

❤❤❤

 

¿Y vosotros? ¿Qué pensáis? ¿Habíais sentido alguna vez que os ‘robaban’ una parte de vosotros?

Os leo encantada en los comentarios.

 

Por cierto, aún no me he presentado, soy Elena (Smel serendipia para el mundo) y estoy encantada de poder participar en este movimiento tan precioso de artivistas y filosofers. Juntos somos más y mejor. Si queréis cotillearme, o seguirme la pista más de cerca, ya sabéis que podéis encontrarme en instagram como @smel_serendipia.

 

Y, por último, y no menos importante, os animo a que, si os ha gustado el post (y queréis más), nos ayudéis a esta preciosa familia de artistas, pensadores y filosofers. ¿Cómo? ¡Súper fácil! Con mi código de descuento del 10% (Serendipia) en la tienda de Filosofers podéis llevaros algo súper molongui a casa (o a dónde queráis) y, además, contribuis a que todo el equipo crezcamos más y más.

 

¡Un abrazo a todos y nos leemos pronto! 🙂