Para todas las guerreras que pueblan las calles,

que cuelgan delantales y alzan la voz,

porque la verdad es nuestra.

Y es hora de que todos la oigan.

08/Marzo/18

Hay en el mundo,

esparcidas,

muchas maravillas.

Hay pirámides y coliseos,

murallas, ruinas,

mausoleos.

 

Y de entre ellos,

yace escondido el último

(y el primero):

el útero del mundo,

Venus y su agujero.

 

Pariendo generaciones,

regalando vidas,

cuidando hasta miedos.

Madres, hijas, abuelas, nietas.

Alimentando sueños,

trabajando mucho,

cobrando menos.

 

Maltratadas,

ninguneadas,

indignadas.

 

Venus hoy se para

y se desnuda

(y la censuran).

 

Y como Venus,

tú y yo,

que somos diosas reales,

con miedos y pelos,

con sueños o sin pelos,

nos paramos.

 

Nos paramos frente a la línea divisoria

para reivindicar que no somos menos.

Para mirar a la violencia a la cara

y escupirle y gritarle que se para.

Se para la desigualdad,

se para el maltrato,

se paran las oportunidades perdidas

(y negadas por un empresario).

O se paran

o nos paramos.

 

Y si paramos todas,

paramos todo.

Codo con codo,

coño con coño.

 

Ya basta.

 

❤❤❤

 

Como siempre, os animo a que, si os ha gustado el post (y queréis más), nos ayudéis a esta preciosa familia de artivistas, pensadores y filosofers. ¿Cómo? ¡Súper fácil! Con mi código de descuento del 10% (Serendipia) en la tienda de Filosofers podéis llevaros algo súper molongui a casa (o a dónde queráis) y, además, contribuis a que todo el equipo crezcamos más y más.

¡Un abrazo a todos y nos leemos pronto! 🙂

 

Podéis seguirme la pista más de cerca en instagram: @smel_serendipia ❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.