Me dices que la vida es dolor

también,

y que no puedo estar viva sin

aceptar la muerte.

Me dices que sufrir es bello

también,

y que no puedo estar muerta con

toda esta pasión en mis entrañas.

Me dices que tener miedo

es arriesgarse a no tener sentido,

a no tener coraje

-eso de lo que tanto presumo-,

a no tener.

Me dices que poseer es iluso

como también lo es

confundir libertad con libertinaje,

experiencia con maletas de viaje,

serenidad con soledad.

Me dices que refugiarme

es tan sólo un modo de esconderme,

y que me estoy privando de todo

creyendo que no hay nada que esperar.

Me dices que no hay miradas sin ojos,

y que todo este antojo de prescindir

no es sino un adelanto

de una caída

en la que me convertiré

en extranjera.

Me dices que mis certezas

son sólo utopías,

y que no puedo defender la belleza

sin asumir su ausencia.

Me dices que mi fortaleza

va bien con el contraste

de este estúpido poema,

de esta incertidumbre

que rasga mi ser y mi nada,

de estas palabras que luchan

por la inmortalidad

siendo absurdamente perecederas.

Me dices que, sin embargo,

crees que creo,

y que sabré afrontar el abismo,

aceptando que vida y muerte

a veces no son lo mismo,

y otras veces son literatura.

Me dices que yo soy poeta

y que como tal,

volaré inexperta

surcando el cielo con las alas abiertas

sin saber aterrizar.

Me dices que no me condene

y me condenas

a ser,

a no ser,

sin ser esa la cuestión.

Me dices que soy una ilusa

si creo que podré huir

de mí misma,

y de este corazón que me empuja

a convertir mi vida en una

obra de arte.

Porque, me dices,

yo soy una obra de arte,

un pequeño y grácil desastre,

una Rosa con demasiadas espinas

y un terrible miedo a sangrar.

Me dices que, al final,

tus palabras son sólo

-una vez más-

palabras,

y sin embargo aquí están,

conmigo,

dentro de mí,

ahora en mis dedos,

ahora en mis dudas.

Me dices.

Y yo no te digo.

Mejor lo escribo,

cuando ya

no

estás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.