Cuando uno es pequeño le dicen que no está bien contar mentiras. Y te enseñan que mentir es decir lo contrario a lo que sabes que ha pasado. Es simple. Y es fácil de entender. Pero a medida que nos vamos haciendo mayores, vemos que esa premisa ellos no la cumplen. Nos damos cuenta de que mentir se convierte en algo habitual y hasta necesario. Sobre todo cuando llegamos a la adolescencia y nos sentimos con ganas de romper con las normas. Y sigue una notando que la verdad tiene algo que ver con los hechos y con lo que le rodea. Con lo que una hace y lo que dice. Tienen que coincidir para que podamos hablar de verdad.

Pero, ¿qué pasa cuando salimos de nuestra relación más directa con la verdad? Cuando decidí estudiar Filosofía lo  hice pensando en que quería conocer. ¿Y qué se busca conocer si no son conocimientos verdaderos? Conocer es conocer la verdad. Sino, ya nos lo dice Platón, lo que tenemos es una mera opinión.

Nos cuentan los griegos que la verdad es algo que está oculto y que hay que desvelar. Que podemos llegar a entender cómo funciona el mundo si investigamos, si descorremos el velo de Maya*. Pero, actualmente nos encontramos en una etapa en la que miramos tras el velo y sentimos que está vacío. Kant aparece y nos hace un truco de magia: un estupendo giro copernicano en la relación entre sujeto y objeto a la hora de generar conocimiento, dando un mayor peso al sujeto en esta relación. Nietzsche tira todo por la borda y nos deja ante un abismo. Foucault nos avisa: Conocemos bajo unas estructuras sociales y de poder.** El poder y la verdad terminan estando ligados. Parece que la verdad como algo absoluto nos la han eliminado de la ecuación. ¿Qué hacer un filósofo cuando sabe que le han robado a su pequeña? Ahora nos hablan de Posverdad, que es prácticamente una verdad absurda,  una verdad realmente ligada al poder, la utilidad y la subjetividad. Nos han robado todos nuestros absolutos. A todos aquellos que hemos matado a Dios, no nos queda nada A lo que aferrarnos. No tenemos las verdades reveladas ni tampoco las verdades descubiertas a través de la razón.

¿Qué nos queda los jóvenes? Nos queda entendernos con la naturaleza, con el sentimiento y con la muerte. Nos queda respirar. Nos queda creer en utopías a pesar de que nos hayan robado las certezas. Excepto una: la muerte está a la vuelta de la esquina. Y por mucha subjetividad, poder y utilidad, esa verdad no nos la van a arrebatar (de momento nadie a inventado la fórmula de la inmortalidad, que sepamos). Por eso, lo que nos queda es VIVIR. A pesar de todo. O precisamente por todo.

 

¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
también les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros

¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de rutina y ruina?
¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?
les queda respirar / abrir los ojos
descubrir las raíces del horror
inventar paz así sea a ponchazos
entenderse con la naturaleza
y con la lluvia y los relámpagos
y con el sentimiento y con la muerte
esa loca de atar y desatar

¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de consumo y humo?
¿vértigo? ¿asaltos? ¿discotecas?
también les queda discutir con dios
tanto si existe como si no existe
tender manos que ayudan / abrir puertas
entre el corazón propio y el ajeno /
sobre todo les queda hacer futuro
a pesar de los ruines de pasado
y los sabios granujas del presente.

Mario Benedetti

 

*Los griegos no hablan del velo de Maya, ya que es un concepto Oriental que ellos no utilizan. Esta es una metáfora que nace con Schopenhauer y que también utilizará Nietzsche para explicar ese des-ocultar que es la Verdad para los griegos. Para mí es una metáfora recurrente en mi mente para entender es concepto y por eso lo he usado.

** Lo que lees aquí es un boceto, una reflexión, un pequeño trabajo intelectual de exposición de un problema actual al que nos enfrentamos. No pretende ser un artículo extenso y detallado. No he venido a contar lo que ya te cuentan en bachillerato o en de canales de youtube… vamos que no te voy a contar a los autores. Sino a aplicar sus conocimientos a mi día a día para que te sirvan a ti y veas a qué autores puedes recurrir si tienes alguna duda vital o de algún otro tipo. Si quieres saber más sobre ellos ,no te cortes e investiga. O pregunta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.