Si hay filósofos que invitan a la acción, a cambiar el mundo, se puede decir que Simone Weil nos invita a vivir el mundo, a conocer a través de la experiencia. Weil fue una filósofa de acción y, ante todo, una gran analista. A temprana edad comienza a trabajar en una fábrica, donde se encuentra con la dureza del mundo obrero, ahí comienzan sus reflexiones sobre el trabajo que más tarde se extrapolarán al ejército, asunto que descubre durante la guerra civil española en la que participa en las fuerzas anarquistas. Así, esta pensadora dará una filosofía llena de contradicciones y de genialidades que provocan emoción al momento de leerlas, una filósofa que apostará por la libertad pero con unas fuertes creencias hacia el cristianismo, es este un ejemplo de una contradicción que dará lugar a una filosofía maravillosa y una filósofa que merece ser leída y disfrutada. Así, esta entrada es solo un homenaje a ella, no como absoluto conocedor de su pensamiento, sino como enamorado de cada una de esas genialidades de las que antes hablaba.

Simone conocerá en la fábrica una de las terribles verdades y una de las razones que mantienen a los obreros lejos de la protesta o la reivindicación: la sociedad moderna está edificada sobre trabajos para los que es necesario no pensar. Necesitaban seguir el frenético tiempo del trabajo para lo que no solo no era necesaria la reflexión, sino que se debía prescindir de ella por ser una forma de retrasar la producción, además, la no-reflexión es una forma de protección contra el dolor inherente a la fuerza o poder de la fábrica.

‘’El agotamiento acaba por hacerme olvidar las verdaderas razones de mi estancia aquí haciendo casi invencible para mí la más fuerte tentación que esta vida implica: La de no pensar, único medio de no sufrir (…) Se apodera de mí el pánico al comprobar mi dependencia respecto a las circunstancias externas.’’

Simone Weil

No pensar, esa parece la clave para no sufrir las tempestades que provoca el trabajo en la fábrica. Para Weil esta dominación tiene un componente sobrenatural, ¿A qué se refiere este componente? A la reducción del humano a las características de la simple materia inerte puesto que todo es materia menos el pensamiento, que es quien capta la necesidad. Esta suerte de transformación que va de un momento a otrodesarrolla por la eliminación del trabajo a lo espiritual, porque el trabajo transforma nuestra espiritualidad hasta mitigarla y hacernos prescindir de ella. Al entrar en la fábrica dejas de ser persona para formar parte de una cadena de montaje (asunto sobre el que volveré más tarde). Y es que esto es parte de la filosofía de Weil, un realismo sobrenatural, en su filosofía hay un fuerte componente de espiritualidad, para ella el materialismo necesita la espiritualidad para completarse y, además, en este punto se torna una crítica de Marx.

Hay frases muy duras en la filosofía weiliana que nos indican la dureza del trabajo y lo terrible que fue lo que ella observó durante su tiempo en la fábrica:

‘’El trabajo físico aceptado es, después de la aceptación de la muerte, la forma más perfecta de la virtud de la obediencia’’

Simone Weil

En lugar de ver la dominación brutal que supone esto, el trabajador se torna bajo un semblante de obediencia, experimentando un cambio de un instante a otro hacia la materia inerte sobre la que se ejerce la fuerza, puesto que la fuerza objetiva a todo aquello que domina, la fuerza nos hace dominados, materia, elimina toda nuestra espiritualidad y nos transforma en objetos. ¿Pero por qué no somos capaces de ver esta fuerza, esta dominación también se podría decir, que se ejerce sobre nosotros? Weil ya se lo preguntará y dará un enunciado clave.

‘’Una opresión evidentemente inexorable e invencible no engendra como reacción inmediata la rebelión, sino la sumisión’’

Simone Weil

La respuesta al porqué de esta reacción es sencilla: en la cadena de montaje Weil observará un mecanismo de dominación brutal que ejercía su fuerza sobre los obreros. En la fábrica se les privaba de su identidad, dejaban de ser quienes eran al entrar, no tenían identidad, no eran nadie. Se aniquilaban sus derechos porque la fuerza del trabajo les arrebataba su humanidad. Las adversidades neutralizaban la capacidad de reacción. En la fábrica no importaba ya su pasado o su futuro, ni siquiera tenían dentro de las mecánicas de esta, solo importaba el presente del trabajo, el tiempo que pasaba sin descanso sobre sus tareas, ni siquiera importaba el entender la labor que realizaban, no había espacio para la reflexión.

A modo de conclusión se puede decir, entonces, que la rebeldía no es el paso evidente, la fuerza de la fábrica ataca a lo evidente y lo rompe por completo, rompiendo así la espiritualidad que elevaría al obrero al pensamiento revolucionario. Podemos observar en esta teoría gran validez con un posible discurso actual, la privación de la identidad es el mejor camino para una dominación, ya que la mejor manera de atravesar los cuerpos para dominarlos es restarles su opacidad, eliminar su personalidad, lo que define su ser, así podríamos observar esta técnica de dominación dentro de otros ámbitos como pueden ser aquellos a los que se llama desposeídos de su condición humana. Podríamos decir incluso que antes de la rebeldía se pasa por la lucha por el ser, por la existencia como punto de partida para la libertad y la eliminación de la fuerza. No solo la materia es necesaria para la acción revolucionaria, se necesita de cierta condición espiritual, en términos de Weil. El pensamiento es necesario para observar la necesidad de la situación, el pensamiento es necesario para reconstruir el equilibrio que deshará la fuerza.

Simone Weil es la gran filósofa del trabajo, consigue desentrañar importantes mecanismos de dominación dentro de la fábrica, un análisis genial sobre la fuerza y como actúa sobre los humanos dentro de sus lugares de trabajo. Debo decir que Simone Weil no es solo su filosofía del trabajo, su filosofía sobre la belleza, sobre la democracia y su legitimidad, etc, la hacen una pensadora fantástica y a la que es necesario acabar leyendo en algún momento.

En este blog ya había una entrada sobre Weil, una pequeña reflexión, pero además dentro de la tienda podrás encontrar artículos sobre Simone Weil y otras pensadoras. Pensad que es la mejor manera de apoyarnos, ¡Muchas gracias por leer!