Para poder entender el texto que viene a continuación, tenéis que saber que esta extraído de un ejercicio de clase que nos propuso el profesor de catalán. Debíamos de responder a la siguiente pregunta: ¿ Qué personaje serias o no serías del libro de “Terra baixa” d’Àngel Guimerà? Estrictamente hablando solo hago referencia a la obra en un  párrafo,aunque durante todo el texto hay pequeños matices, os recomiendo el libro porque es una obra clásica muy actual, podéis encontrar información sobre la obra aquí.

Decidí hablar sobre feminismo porque últimamente parece que asusta, hoy nosotxs paramos y veremos como así también el mundo para. Ante todo, ¡feliz día de la mujer! Espero que disfrutéis de la lectura y del día, mucha fuerza a todas y a todos.


TODAS SOMOS MARTA

Un poco de feminismo en “Terra baixa”

Vivimos en la tierra baja, una tierra dominada por la codicia y que se alimenta del miedo. Un mundo donde nos tenemos que arrastrar lentamente y comer el polvo que dejan sus pies al pasar, siempre superiores a todo y a todos. Intentando levantarnos y volviendo a caer, pero ahora somos más y tenemos más fuerza. En este mundo podrido resurgiremos y gritaremos fuertemente en contra de la esclavitud patriarcal de nuestra sociedad. Hombres y mujeres se alzarán poderosos para reclamar su valía, independientemente de todos los factores que nos han enseñado a prejuzgar.

Desgraciadamente des de que somos pequeños nos enseñan quiénes somos y quiénes tenemos que ser, nos educan para interpretar un papel que muchas veces no nos sienta bien. Y vivimos tan convencidos de nuestra falsa felicidad, que cuando comenzamos a ser nosotros mismos y rompemos las cadenas, nos señalan como locos.

Des del año 2007 no bajamos de las 50 muertes por violencia de genero. El año pasado asesinaron en España a 55 mujeres por el simple hecho de serlo, demostrando así una actitud misógina y sin duda, retrógrada. Hombres poderosos pactan por nuestra protección en despachos cerrados, y estos pactos nunca se hacen efectivos, como siempre, muchos acuerdos y pocas acciones.

El miedo nos ataca cada noche, solas por la calle, porque este hecho tan normal y común se convierte en un acto de valentía. Miles de ojos de lobo nos observan y nos juzgan: ¿Cómo iba vestida? ¿Por qué iba sola a aquellas horas de la noche? De esta manera nos hacen responsables de atrocidades que en ningún momento hemos pedido. El estigma social sobre las mujeres no ha desaparecido, y en cierta manera, poco a poco aumenta. Una manada nos atrapa y no nos deja escapar, una manada que aparece cuando menos te lo esperas y te devora por dentro, dejándote insegura y dañada.

Y los hombres no quedan exentos de esta violencia patriarcal: des de que son pequeños les enseñan todo aquello que no tienen que hacer para ser unos “maricones” o unos “nenazas”. Viven condicionados por una sociedad que no ve con buenos ojos la sensibilidad o cualquier otra característica relacionada erróneamente con la feminidad.

Por estos y otros motivos todxs somos Marta. Diana Quer, Marta del Castillo, Marisela Arauz o Ángeles Prieto también eran Marta, mujeres subyugadas a un lobo más cruel que cualquier otro: el lobo del machismo. Ellas desgraciadamente ya no están entre nosotrxs, han dejado un hueco que no se podrá llenar, han dejado niños huérfanos y un sinsentido detrás suyo. Pero aún podemos hacer alguna cosa por todas aquellas Martas que aceptan el machismo como una parte más de su vida y lo normalizan. Voces anónimas y silenciadas que gritan sin sonido para salir de un mundo de horror y pesadillas constantes.

Porque yo también soy Marta, todas y todos somos Marta. Somos personas que adoptamos actitudes machistas sin saberlo, como Marta cuando conoce a Manelic y busca en él las mismas actitudes que tenia Sebastià. Marta recae en un comportamiento que ha aprendido para sobrevivir, y esta arma de defensa la utilizamos todos.

Todo el mundo debería ser feminista, porque, aunque la posición a favor de la igualdad sea una cosa evidente, aún hay muchas personas que confunden términos. Todo el mundo debería ser feminista y luchar por una igualdad real, en el ámbito salarial, con la comunidad LGTBI, y sobre todo en contra de la violencia de genero. Porque todxs somos Marta y tenemos que luchar para matar de una vez al lobo que nos devasta y nos hace pequeñxs. Tenemos que luchar para erradicar el machismo y hacernos fuertes. Tenemos que luchar por todas aquellas mujeres que se quedaron por el camino, por todas aquellas sufragistas que dijeron basta, por cada mujer que se ha negado a aceptar ser una esclava, por cada hombre que ha defendido una sociedad justa e igualitaria. Y sobre todo tenemos que luchar para que no vuelva a existir ninguna Marta que este tan perdida como para creer que el machismo es la normalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.