¿En qué crees? Alguna vez os han hecho esa pregunta, no sé si alguien me la habrá hecho seguro que sí, pero no me acuerdo, lo que sí que recuerdo es que esa pregunta me la hecho más de una vez a mi mismo, como un dialogo interno que tengo conmigo mismo ¿Por qué? Desde que era pequeño, mi madre me enseño a creer en Dios, en Jesús y en los apóstoles, pero no cuajo muy bien en mí, nunca llegue del todo a creer, eso me parecía un poco sin sentido, pero a medida que me iba haciendo más adulto y mostraba mi ateísmo una pregunta si que me cruzaba la mente justamente la que he dicho nada más empezar aquí. Supongo que me cruzaba por que todo ser humano necesita creer en algo o alguien para poder continuar pues si no creemos en nada, a lo mejor creer en nada ya es creer, al final somos consumidos siempre buscamos sentidos a las cosas cada uno con un camino diferente. Unos creen en Ala, otros en Dios y unos terceros en Yahvé bueno en verdad hay muchas religiones e incluso tras la muerte de Dios y la secularización, el hombre se ha entregado a crear nuevos dioses para creer tales como el Estado, la ley o el omnipresente mercado, me recuerda al meme de “es el mercado amigo”. Ya Feuerbach nos decía que nosotros creamos nuestros propios dioses y nos alienamos, es decir, le damos nuestras características a ellos ,por eso todo el siglo XIX con su filosofía del progreso era un grito contra el dogma religioso y algunos filósofos, maestros de la sospecha, se atrevieron a cuestionar estos nuevos dioses ¡Pero seguimos creyendo!

Ante eso, supongo que como la mayoría de las personas he buscado en que creer dando tumbos de aquí para ahí, de viejos textos que decían en que creían a nuevos textos que hoy en día tienen cierto olor a Mr. Wonderful y su positividad absurda. Pero en este mar he encontrado grandes personajes de la historia que de cierta manera con su visión me han ayudado a descubrir en que creo. Pero antes de responder a eso ¿Qué significa creer? Pues parece que necesitamos creer, vamos que es inherente a nosotros mismo vete tú a saber por qué ,a lo mejor por el miedo a la muerte, por tener un clavo a donde agárranos ya que todo es continente y esa creencia nos hace llegar a algo necesario, yo que sé , lo único que se es que necesitamos creer( recuerdo a mi profesor de filosofía explicando a Kant diciendo que todos necesitan metafísica). Para mi creer es tener fe, así de sencillo no sé si será así de verdad, no he hecho una búsqueda etimológica de la palabra ni nada por el estilo simplemente es lo que pienso; pero vaya por( insertar aquí en lo que crees) la cosa se complica pues ya se que es creer, pero tampoco ayuda mucho pues otra pregunta se me abre ¿Qué es la fe? Es de esas palabras que te piden describir y empiezas a dar palos de ciego, como si intentas describir un color por ejemplo el verde…pues es verde, lo mismo pasa con la fe es fe y san se acabó. A ver si claro que la fe es fe, pero vamos tiene que haber alguna definición, si hemos dado definición a todo volviendo al ejemplo anterior un color es un espectro de la luz que tiene una onda y un largo etc. de ciencia que la verdad la mayoría de mortales se quedan igual, a lo mejor puedo hacer lo mismo con la fe aunque claro si con el color no ayuda supongo que con la fe tampoco así que mejor tiro por la tangente y voy a decir lo que pienso. La fe es un sentimiento hacía algo que, aunque no tengas pruebas empíricas de que existe o sea como tú ves, simplemente confías, es un salto a eso que aun no ha sido pasado por la luz fría de la razón y a lo mejor nunca puede pasar.

Vale, ya sé que es creer, pero ahora me toca enfrentar lo principal en que creer, bueno a ver si estoy escribiendo esto es porque alguna idea tengo y vamos si la tengo. Esta mañana justamente iba por la calle escuchando una canción y estaba dándole vueltas a eso mismo cuando de repente se me ha pasado una frase que ha sido mi propio eureka ante la pregunta mi respuesta es “ creo en la utopía de las no utopías”.  Pero claro otro problema surge no hay que ser Aristóteles con su libro de lógica para darse cuenta que la frase es algo paradójica , si creo en una utopía no puedo creer que no haya utopías vamos A no puede ser no A, aunque claro a quien le importa la lógica si al fin al cabo es una creación nuestra, del humano como esos dioses que antes he dicho y bueno todo el aparato cultural etc. y quien sabe si hasta la misma realidad pues nuestras definiciones nos dice que es la realidad y sin ellas a lo mejor no hay realidad. Pero a pesar de esto no voy a intentar encontrar coherencia a la paradoja, pues en el fondo he usado el lenguaje para crear una paradoja que no es tal.  Utopía tiene mas de un significado, como mínimo en mi frase hay dos en juego, ambas sacadas de la obra de Tomas Moro, por un lado, está el significado espaciotemporal y por otro está el significado ético-moral. El primero simplemente significa que no esta presente en nuestro momento ni en ninguna parte del mundo, vamos que no existe, desde esta perspectiva hace siglos nuestra sociedad actual seria una utopía, aunque esto me lleva a la segunda definición. Utopía, desde el punto de vista moral significa la sociedad perfecta, éticamente hablando, aquella sociedad que encarna los valores absolutos, usando al bueno de Platón, el bien en sí. Ahora mi frase tiene bastante más sentido pues tengo fe en llegar a una sociedad, que aun no existe, pero que el hombre no busque lo perfecto, que no busque una sociedad sin problemas y sobre todo el hombre sea la medida de si mismo. Ojo que eso no quiere decir que quiera una sociedad que no busque mejorar, sino que simplemente no se entregue a esos nuevos dioses( y a los antiguos) de forma total, sino que se entregue a si mismo. Pues en primera instancia creo en la libertad, pero no en la liberal económica sino en la positiva de conocerse a sí mismo y ser la propia medida de las cosas.

Aunque claro, es fácil decirlo pero hacerlo es otra cosa bueno y decirlo también ,por ejemplo a Marx se le dice que era utópico por querer una sociedad perfecta sin problemas pero a lo mejor esa sociedad que dice en “Critica al programa de Gotha” era una metáfora y en verdad buscaba la libertad del hombre, ya que es algo difícil de creer que un pensador que se paso toda la vida buscando las leyes de la historia etc. pensase en una Atlántida, no encaja que el anti idealista sea idealista. Pero vamos que, si hay que creer en algo creo en el ser humano, con sus perfecciones e imperfecciones, creo en la cultura, en toda, aun sabiendo que es un monumento de barbarie, creo en lo impredecible, creo en la contingencia del día a día, en el orden dentro del caos vamos que creo en la vida. Más allá de la vida no hay nada así que puestos a creer en algo pues el ser humano y la vida son buenas opciones con sus lados negativos y positivos con sus complicaciones , sus indefiniciones, su posibilidad destructiva y sobre todo creadora de valores y de modelos. Y una vez que crees intentamos demostrar eso mismo aun teniendo la posibilidad que sea imposible, me recuerda a una frase de un libro de primaria “No sabía que era imposible y lo hice”. Para creer en la humanidad y en la vida como yo( bueno si existe un sujeto pero eso es otro debate) formo parte de eso ,si me conozco  puede que me acerque, pero claro todo conocimiento es contingente y no es seguro a parte de que conocerse a si mismo es como correr una maratón sin meta, ya lo sabía los griegos por eso en el oráculo de Delfos era una de sus máximas aunque de nuevo esa máxima sea un imposible pero merece la pena intentarlo. Claro, que para conocerse a si mismo no hay que aislarse en una torre si no como animales políticos( sociales) somos quien somos a medida que nuestras circunstancias nos moldean con los otros y ahí esta otra pregunta ¿Qué otros? Los otros de juego de tronos, obviamente no, con otros es el extraño, el extranjero aquel que te incomoda y ahí creo que está la clave para ser libres y conocerse a uno mismo pues nos conocemos a medida  que nos relacionarnos con el otro y vamos deshilando sus misterios aunque siempre habrá uno nuevo, como los niños debemos aprender jugar una y otra vez a crear y a descubrir, si ya lo decía Nietzsche el superhombre es un niño, debemos crear la vida y vivirla pues después de esto puede que no haya nada más que el polvo. Así que, puesto a creer, creo en mí mismo y a través de mi mismo creo en el resto de personas más allá del bien o del mal, más allá de la moral sino creyendo en la vida creo en el ser humano como el hacedor de imposibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.