Una de las principales dificultades que tienen los alumnos al terminar bachillerato es la elección de la Universidad donde cursarán sus estudios. En muchos casos la duda se resuelve por una mera decisión geográfica; elegir por puro pragmatismo la ciudad más cercana o aquella en la que uno tiene más arraigo. Pero pocas veces se tiene en cuenta que es posible terminar la carrera sin pisar un aula matriculándose en una universidad a distancia.

Desde mi experiencia en ambos tipos de educación, presencial y a distancia, voy a tratar de exponer las principales diferencias para que os puedan servir de ayuda a la hora de decidir si elegir universidad presencial o a distancia. Tened en cuenta que mi experiencia se basa en dos únicas universidades, la U.N.E.D y la U.A.M, y que, aunque seguramente se pueda extrapolar a otras, el resto de universidades tendrán sus propias características. Me centraré en la U.N.E.D, por ser la gran desconocida, y en mi experiencia en filosofía, porque aquí todos somos #filosofers.

¿Cómo es el método de enseñanza y cuánto difiere de la universidad presencial?

Si bien en la universidad presencial el contenido se va desgajando a medida que pasa el curso, en la U.N.E.D, al tener que organizarte tú mismo el estudio, es importantísimo el programa de la asignatura. Se entrega al inicio del curso y expone con detalle todos los asuntos de la asignatura. De especial relevancia son los contenidos de la asignatura, la bibliografía y el método de evaluación.

Una vez que conozcas los contenidos y el método de evaluación, puedes hacerte una idea de qué libros vas a tener que leer y qué textos pueden servirte de apoyo para ir organizándote teniendo en cuenta las fechas de entrega de trabajos y exámenes.

La U.N.E.D, si tiene un punto muy a favor respecto a la universidad presencial, es la enorme capacidad que tiene para generar y gestionar contenido multimedia. Además de la plataforma interna donde se pueden ver clases del profesor y tutorías, mucho de su contenido se sube directamente a otras plataformas como Youtube o Ivoox o se emite en TVE o Radio Nacional.

No te abrumes ante la bibliografía o los contenidos multimedia. Cada asignatura dispone de un foro online donde otros estudiantes cuelgan sus dudas e intervienen los profesores. Algunos profesores usan estos foros para ir proponiendo ejercicios optativos que puedes ir utilizando para autoevaluarte.

Al margen de los canales oficiales, a los que sólo tienen acceso los matriculados, existen otras maneras de contactar con alumnos del grado de filosofía de la U.N.E.D a través foros como Arjaí, Phronesis o de diferentes grupos de Facebook.

Además del programa de la asignatura y los foros, en función del centro asociado que hayas seleccionado se te asignará un tutor. Este tutor es tu conexión con el profesor de la asignatura y al que podrás conocer en tu centro asociado, donde suele haber tutorías presenciales optativas.

Los alumnos en el extranjero son asociados a un grupo con tutoría en España, por lo que si haces la carrera del extranjero, como fue mi caso, tu participación en las tutorías no irá más allá del chat online durante la emisión de esta en streaming.

Ya… ¿Y los exámenes?

No todas las asignaturas requerirán de un examen, pero algunas lo ofrecerán como optativa a trabajos o directamente como prueba obligatoria. Lógicamente es durante los exámenes cuando la U.N.E.D pierde aquello de presencial. Tendrás que visitar tu centro asociado para enfrentarte al papel. En una magnífica idea para la conciliación, existen dos semanas consecutivas de exámenes. Tu asignatura aparecerá en una en horario matutino, mientras que en la otra podrás examinarte por la tarde. Existe una tercera opción especial, que requiere del permiso previo del Tribunal, que es hacer los exámenes durante el periodo de reserva, durante un fin de semana, si es que acaso te coinciden asignaturas porque son de diferentes cursos, si vives en un país diferente a tu centro asociado, por causas extraordinarias, etc.

Recuerda que, al existir dos convocatorias de examen (la ordinaria del cuatrimestre y la extraordinaria en septiembre) y que en cada convocatoria hay tres fechas (mañana, tarde y reserva) cada año se publican seis exámenes diferentes. Todos los exámenes se guardan en el archivo online, así que es muy buena idea echar un vistazo a los exámenes anteriores para hacerte una idea de lo que te vas a encontrar.

Entonces… ¿Presencial o a distancia?

Dado que cada opción tiene sus ventajas e inconvenientes no me puedo decantar por una o por otra. Para mí, el punto fuerte de la presencial es el trato con otros alumnos y profesores; de estas seguramente surjan relaciones personales y/o profesionales que se alarguen mucho más allá de lo que tardes en terminar la carrera. En cambio, la opción a distancia permite una flexibilidad y una libertad de organización y estudio que es a menudo impensable en una facultad presencial. Sea como fuere, puedo darte algunos puntos clave que te ayuden a decantarte por un sistema u otro:

  • Considera estudiar presencialmente si:
    • Son muy importantes para ti las relaciones personales, sociales y educativas, tanto con los profesores como con los compañeros de clase.
    • Eres incapaz de auto organizarte con muchos meses de antelación.
    • No tienes fuerza de voluntad para ponerte a estudiar sin tener que ir a un aula en un horario específico y constante.
  • Considera estudiar a distancia si:
    • No puedes ir a clase por el motivo que sea.
    • Odias perder tu tiempo en clases que el profesor marca como obligatorias porque son tan infumables que de otra manera nadie iría.
    • Tienes horarios muy fluctuantes que te impiden asistir con constancia a clase.
    • Vives en el extranjero y quieres matricularte en una universidad española.

 

¡Hagas lo que hagas disfruta de ello, filosofer!

 

Manuel Montero; Graduado en Filosofía por la U.N.E.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.